sábado, 28 de agosto de 2010

Yahan Li

Para qué habrás venido…
No sé si sos un amigo, un estado de conciencia, o un viaje en colectivo, pero perdurás en el tiempo. Hoy, y quién sabe hasta cuándo.
Existís, es un hecho; pero no quiero identificarte, no podría.
Si ahora sos libertad porque no te conozco.
Tan Dios como se te antoje, podés ser cualquier cosa mientras no seas ninguna.
Sé que hacerte mortal sería un genocidio. Y todo para convertirte en



Pero si querés que siga, avisame.

2 comentarios:

  1. porque lo que es es circunstancia y lo que no es es infinito. digo, imaginármela perfecta fue tan placentero, hasta que la conocí perfecta y fue tan doloroso...

    ResponderEliminar
  2. Conocer cuál es la libertad para cada uno y bancársela a pesar de eso, es todo un tema.
    Ser libre! Cual imperativo de la época es bastante complicado...digo, cómo se rebela uno de eso?
    Yo ando pensando en algunas cosas así y tal que la comunicación no existe, este intento de malentendido es para dejarte besos, abrazos, te quieros, te extraños y que ya hay un del otro lado a esta firma! :)

    ResponderEliminar