martes, 12 de abril de 2016

sábado, 19 de septiembre de 2015

Pero la hamaca

Hoy volvía frustrada otra vez.
Entre lagrimones y lloriqueos en brotes repentinos, con la música en mis auriculares, me fundía con el entorno de una forma muy particular. Yo estaba, pero no estaba.
No quería mirar mucho a mi alrededor, no quería cruzar miradas con nadie, no quería que vean que estaba llorando.
Aunque me preguntaba cómo se debería ver desde afuera: una persona que camina a un ritmo normal por la vereda, que de repente tensa y estira los labios, frunce el ceño, y lagrimea mientras sigue caminando. ¿Alguien se habría percatado?
No me importa, yo estaba triste en ese limbo del qué me importa algo, qué es esto que soy yo, y demás.
Todo, nada. No sé, pero me hacía llorar.
Entonces emprendía la vuelta hasta mi casa, por esas veredas que a veces me gusta transitar, atendiendo a mi pena, encerrada en un mundo que construía para mí, y me acordé de la hamaca.
Nada hay como estar en estado de crisis y redireccionarse hacia tus zonas de confort.
La hamaca. Una de las mías es la hamaca.
Pocas cosas me gustan tanto o tengo tan en claro que me encantan como hamacarme.
Por tanto cambié levemente el recorrido habitual: me desvié una cuadra hacia la izquierda, para llegar antes que a mi casa, a una placita que efectivamente, tiene hamacas.
Son feas, porque ahora no sé si por más baratas o diseño urbano, se usan esas que son de goma, que forman una U, y al sentarme me tuercen las piernas para adentro. Como que no entro. ¿Quieren escatimar las hamacas nada más que para la primera infancia? Seguro que de estar ocupadas van a tener prioridad los más chicos, pero por favor, no discriminemos. ¡Con las que son una tabla de madera ganamos todxs!
Pero bueno, nunca dejo que ese pequeño percance me represente una limitación. Así que llegué y fui derecho a hamacarme.
Con la mochila puesta y la música también empecé mis primeros enviones.
Qué lindo, qué lindo se sentía. Y lloraba, y sentía el viento en la cara, en el pelo, me recostaba para atrás y me hamacaba a 180 grados. Totalmente horizontal.
Eso es lo más lindo. Te da cosquillas en la panza, y si cerrás los ojos aún mejor.
Para alcanzar el clímax tiraba la cabeza también, totalmente para atrás y ahí abría los ojos y el mundo se veía al revés, y qué hermoso. Qué extraño, todo se ve diferente, y está buenísimo.
Entonces me volvía a la posición original, pero ahora sacando el pecho entre mis brazos que sujetaban las cadenas y tomaba aire. Ese que me volaba el pelo y parecía llevarse el sol, que para esas horas de la tarde entibiaba lo justo y alumbraba lo necesario.
Todo esto con música. Lo único que percibían mis oídos para ese entonces era el sonido de la canción. Nunca me había hamacado escuchando música. Me encantó. Como andar en bici, pero sin tener que prestarle atención a nada. Sólo a estar viva.
Entonces me sentí la más bonita. No quería estar en otro lado que ahí.
Con mi angustia, mi desazón, todo eso era yo. Y me ayudó a estar un poco más cerca de responder la pregunta que quizá desencadenó todo eso.  Esa pregunta tan tensa y encadenada con tantas cosas,  como las cadenas que sostienen la hamaca. Que son la hamaca, y que cada tanto te dejan salir volando.

miércoles, 26 de agosto de 2015

De Sartre y la tía Olga

Hace un rato, como hago cada tanto, empecé a indagar sobre temas para nada frecuentes.
Mi asunto de hoy fue "tu frase preferida".
Siempre me gusta arrancar con mi hermana, agarrarla desprevenida, porque sé que puede surgir algo muy ocurrente (contestando en serio o para boludear mi inquietud) o frustrarse al grito de ¿ves, Julia, que no sos normal? o uh, ahí empieza... (mientras le da un golpe a la mesa y gira la cabeza como queriendo escaparle a la situación).
La verdad que esta última salida me aburre un poco porque yo en serio esperaba que responda mi inquietud, como para enriquecerme con otro punto de vista, o aunque sea reírme si es que salía con alguna de sus citadas ocurrencias; pero tampoco voy a negar que me resulta simpático que me asigne el papel de loca y/o anormal.
Cuestión que hoy fue el caso menos deseado... se frustró de mis inquietudes, y me dejó en claro que no tenía frase preferida.
Bueno, así que seguí por mi mamá, que recién se arrimaba a la mesa después de terminar de ordenar la cocina.
-Ya sabés.- Me dijo desconcertándome por completo.
Traté de pensar si ya había tenido esta conversación con ella, pero estaba segura que esta pregunta no la había hecho nunca, y no se me venía a la cabeza ningún hito familiar que la represente.
-No, no sé, Ma. ¿Cuál?
-"Un hombre es lo que hace con lo que hicieron de él."
-¿Cuál es esa? -pregunté sorprendida. ¿Por qué tenía que saber yo que esa era su frase preferida?-
-La de Sartre- dijo muy libre de cuerpo, mientras hincaba sus dientes a una banana.
Cierto. Cierto que tenía escrita esa frase en su señalador casero, fabricado con un pedazo de hoja cuadriculada, cortada en un rectángulo perfecto y escrita con la más prolija letra imprenta minúscula que le vi.
-Ah... te cagó...
Saltó mi hermana desafiante, hasta entonces desaparecida en acción.

¿Por qué, si me respondió lo que le pregunté? No sé. No sé que se imaginó. Pero ya había quedado excluida de la conversación; ella sola se aisló.
Entonces seguía mi papá que terminaba de secar los platos.
Pero no, me dijo que no tenía frase preferida. Mi papá siempre suele cortar por lo sano.
Entonces mi mamá se acordó de la frase que decía el tendero (señor que vende telas, me desasnó) y se la atribuyó como su favorita: "yo por suerte no sé leer ni escribir"
Yo me reí, y ya ella también. Pero inmediatamente después pensé qué anárquico ¿no?. Aunque es medio un garrón si estás en la calle y no podés entender los carteles con los nombres, o del transporte público. Tenés tus limitaciones... Pero no te llenan la cabeza con publicidad: ¡sos inmune!.
Me contaba mi mamá que ese tendero charlaba con su tía Olga. Quien influenciada por su hermana mayor, le fue a contar un día que era sobrina del rey de España.
De buena fe: se lo había dicho la tía Obdulia, y ella que era chiquita, lo quería compartir. ¿Qué, lo que dice una hermana mayor es mentira?
Entonces la tía Olga apareció en escena. Su recuerdo, porque ella falleció hace como quince años.
Pero era la tía favorita de mi mamá entonces a ella siempre le encanta traerla, y se sonríe.
Esta vez le tocó aparecer con su frase, que no sé si era la preferida, pero la que más le gusta recordar a mi mamá, que dice: "Ay Dios, ¿cuándo seremos dos? Una noche de alegría, nueve meses de esperar, cinco días en la cama y un bebé para criar".
Seguro que se acuerda porque de chica le debía causar mucha risa.
¿De grande habrá comprobado que es verdad?

miércoles, 12 de agosto de 2015

Tren

Cuando me bajé del tren le sonreí.
Lo busqué desde el andén en la que antes había sido mi ventanilla y descubrí que me estaba mirando también, ahí nomás le sonreí.
Es que hasta entonces no habíamos cruzado miradas. Porque él viajó todo el tiempo dormido, y yo más o menos que también. Sólo para darle el gusto, digamos. Quería estar en la misma que él, acercarme de alguna manera.
Pero dormitaba. No me dormí nunca profundo porque quería estar, disfrutarlo, descubrirlo, imaginármelo.
Y dormíamos como una pareja. El chico y la chica que anduvieron por algún lugar, y ahora están volviendo.
Nos imaginé de varías formas. Algunas violentas que me dio miedo, otras con un abrazo fraternal, o mimitos de compañía. Pero en el medio, en la realidad terrenal, lo cuidaba dormir, o me hacía la que yo también dormía.
Se desparramaba por el asiento, y yo me corría: no lo quería molestar. Lo dejaba que usurpe más de la cuenta, y hasta dejé que me toque. Me tocaba con el dorso de medio dedo meñique el muslo, y a mí me gustó. Lo dejé hacerlo imaginando que lo hacía a propósito, que yo le gustaba y el chico y la chica en una suerte de intimidad entre ellos.
Lo dejaba y me imaginaba.
Pero él estaba totalmente dormido, y una ventana abierta del vagón que dejaba correr el aire que era un poco parecido a un viento, me hizo saber que tenía aliento a vino, así que probablemente resaca, por lo que un sueño profundo como pocas veces en un asiento de tren.
Pero si yo me movía un poco, él se acomodaba. Y sacaba la mano, que al ratito se le volvía a caer, pero siempre hasta la mitad del dedo chiquito.
A veces quería que siga un poco más, a ver si realmente le gustaba. Pero me daba miedo pensarlo más fuerte: mirá si se despertaba posta y yo ya no la quería seguir y él con toda su calle, el olor a vino, el tatuaje de cadenas en casi toda la mano tomaba por completo el dominio de la situación. No.
Entonces ya íbamos por Caseros, la última estación antes que me baje, y yo rogaba que siga durmiendo, así para pasar lo tenía que despertar y me aseguraba un contacto certero. Mi amor, todavía no le había visto la cara. Es que tenía una gorra con visera y la usaba mas abajo para que le tapara los ojos y así poder dormir sin irrupciones.
El tren atravesaba el último tramo para llegar a Palomar, tenía que bajar. Despertarlo.
Me puse de pie, decepcionada, pensando que ante ese mero movimiento se iba a despertar y correrse como hacen todos, para dejarme salir.
Pero no, seguía durmiendo.
Cielo, te voy a tener que despertar, pensé con ternura y mucho amor.
Entonces le toqué el hombro mientras decía permiso. Nada.
Uy, lo voy a tener que zamarrear un poquito mas fuerte: perdoná, lindo.
Y de  nuevo.
Permiso. (Inclinándome un poco más como para amortiguar el zamarreo, o no sé.)
Ahí sí. Se despertó sobresaltado e inmediatamente corrió las piernas para dejarme pasar, mientras levantaba la cabeza hasta tirarla para atrás para poder ver debajo de su visera.
Gracias, le dije en el tono más amable que pude conseguir.
A todo esto yo escuchaba música así que no sé si me contestó. Pero de refilón pude ver como miraba desencajado por la ventanilla buscando un punto de referencia que le haga saber dónde estaba.
Entonces el tren llegó a mi estación y tuve que bajar.
Ahora los andenes están elevados, por lo que hay que buscar la escalerita para salir.
Y había escalerita a mi izquierda y otra a mi derecha. Pero tomar la de la izquierda significaba volver sobre mis pasos (pero ahora en el andén) y pasar por al lado de antes mi, ahora su asiento.  Por lo que no dudé un segundo y caminé hacia la izquierda.
Lo miré,  y tenía unos ojos hermosos turquesas que me estaban mirando. Y le sonreí.



jueves, 30 de julio de 2015

Seamos libres, que lo demás no importa nada

Seamos libres: seguro. No puedo creer que haya que planteárselo siquiera. Debería ser así. Siempre. Aunque aún no pueda definir, establecer la libertad con certeza: seamos libres, siempre.



Pero que lo demás no importe nada, ¿cuántas veces se ponen esos huevos u ovarios en una decisión?

Yo quiero recalcar(me) ese ímpetu, ese paradigma para encarar lo que sea.

¿Hay una escala de valores para establecer prioridades del todo o nada?

Nada, no importa nada. Abocarse de lleno a ese fin.

Eso para mí es lindo.

Hermoso.



Poesía de esas que revelan. ¡PERO QUE NO QUEDE EN UNA VITRINA, POR FAVOR!



Sí, el fin puede ser una cagada. Pero ya descuento las malas intenciones. Juguemos a que el mundo no es mundo, concebime ese changüí aunque sea en este par de píxeles.



Que lo demás no importa nada. Que fuerza, que entrega, que determinación. No sé si la voy a poder despegar de mi mente. Al menos no pude desde hace algunos días.



Y me da fuerzas.

Trascender que le dicen, ¿no? Si es como me contaron la dijo San Martín en el 1800 (y pico) y hoy yo la sigo pensando, y hoy me sigue haciendo ruido.

Y me da vergüenza que me dé escalofríos desde la comodidad de mi hogar, y el tipo cruzando la Cordillera.


Pero seamos libres, que lo demás no importa nada.


Y de nuevo.


 

domingo, 31 de mayo de 2015

Del agua


Sin pensarlo, te ahogás. Pensando, te ahogás.
Y es que, ¿qué hay en la superficie que no haya en la profundidad?

A veces no quiero aire, quiero bucear.

En las profundidades de qué si es todo el más acá.

Me ahogo porque estoy viva, y vivir es morir, a la vez.

Porque es domingo y morirse está bien.


domingo, 4 de enero de 2015

Tía Remus

Las cosas están bien por mi cama. Porque estoy tapada y hay viento. El viento justo para que me tape, pero igual sienta el fresquito en la cara.
Matmos resuena en mi parlantito.
Todo eso me invita a escribir, y contarle a quien quiera leer que hoy estoy tranquila. Que no hay qué me asuste, me angustie o me deprima.
¿Por qué hoy no y otro día sí?
Si vieran lo plena que me llego a sentir a veces. Lo chiquita que me puedo sentir a veces.
Pero ahora no. Ahora estoy tranquila, y no invento. Redacto.
Y el 2015 un carajo. Ya aprendí a que las fiestas me importen nada.
La mejor parte es que aprendí sin esfuerzo, solamente sucedió. Entendí que no importan las fechas, que todo va a seguir igual que ayer, o que cualquier día puede ser año nuevo. Que es solamente una vuelta al sol.
No sé si aprendí es la palabra. La cuestión es que lo internalicé.
Seguro cada vez estoy más cerca del Nirvana.
¡Salud!

domingo, 1 de junio de 2014

Qué pelotudez

Escribir sin sentimiento,
Adueñarse de lo que pienso.
La propiedad privada,
Las rimas de una tarada.
Vivir sin vida,
sólo para que te digan.
Mirar sin ser sincero,
Esperar para decir te quiero.


MostrarMostrarMostrarMostrarMostrarMostrarMostrarMostrarMostrarMostrarMostrarMostrarMostrarMostrarMostrarMostrarMostrarMostrarMostrarMostrarMostrarMostrarMostrarMostrarMostrarMostrarMostrarMostrarMostrar.Mostrar.

Mrs. Otra.

jueves, 10 de abril de 2014

Chica irreversible

Nuestra chica irreversible se paseaba de acá para allá. Muy atareada entre problema y problema que le demandaban solución.
Inminente.
Es que se sentía como un ave que no era fénix. Volaba, sí. Pero después tenía que volver, y eso de la vuelta demanda energía que no tenía, y no podía morir en el primer intento: se le acababan todos los demás; y esta chica quería tantas cosas...

Era habitual que en su departamento de dos ambientes, con acceso a la terraza, se dieran este tipo de conversaciones entre ella y sus amigas que sí eran fénix.
Esta vez la visitaba sólo una:
-Vamos a la terraza, aca me encierro.
-Tal cual.
Una vez en la terraza, se permitían volar tranquilas.
-¿Sabés que tuve un sueño horrible? En la siesta, después de comer.
-Ay te cayó mal la comida, es obvio.
-No boluda, eso del estómago es todo verso.
-Bueno a ver genio, ¿qué soñaste? ¿que vomitabas?- Interpeló con ojos desorbitados y tono irónico la interlocutora de nuestra chica que sólo conocía los caminos de ida.
-Ddddtarada. No, soñé que era bebé y no podía caminar, y todos me explicaban como era caminar, y yo los entendía pero no les podía contestar y menos caminar, y todo lo que trataba de decir se lo tomaban a chiste, y me miraban con ternura. No estaba bueno, era desesperante.
-¿Y ahora que problema tenés?
Esbozo entre humo de cigarrillo y galletitas su amiga, que ya había cambiado de posición y miradas en lo que fue el relato, unas 3 veces.
-Muchos. Todos. ¿En serio hay que cuantificar?
-No.
-Bueno, está el pibito, que se quiere casar (bah, quiere que nos casemos)- agregaba por la bajo, chica, que sabía que no era un dato menor, y también sabía que lo había omitido porque su inconsciente ya tenía asumido que no iba a ser ella partícipe de tal evento. -El taller de pintura, que nunca más pagué, las fotos que nunca saqué, las canciones que no aprendí...Claro, ¿te das cuenta que no puedo caminar?
-Insisto, te cayó mal la comida.- Refutó su cable a tierra, que no creía en la interpretación de los sueños, sino que los veía como algo más accidental, o divertido.
-Comí lechuga, zaparrastro ¿cómo me va a caer mal?
-Y si no sos tortuga, como no te va a pegar mal comer sólo lechuga.
-Ah ves que es algo con la marcha... algo que me detiene..
-Ah ves que te cayó mal la comida.- Recontra insistía su amiga, que para no dejar dudas de su certeza lo decía con tono burlón, como cuando se vuelve a caer en la misma obviedad, que había sido negada.
-Te la dejo para que la pienses, tortuguita de la mancha. Che que buena terraza que pegaste.
Dijo Girasol mientras desplegaba las alas y apuntaba a la parada del bondi.
-Sí ya fue, les voy a decir a todos que no, y listo.- Quedó reflexionando la chica irreversible en voz alta y con la mirada perdida. Probablemente sin haberse percatado de que su amiga ya se había ido y hasta le había dejado tarea.

Es que decirles que no, podía ser uno de los finales posibles, y ella sólo sabía que quería empezar de nuevo. -Ahora quedan las canciones y las fotos.
Se conversaba para adentro mientras bajaba las escaleras.
-¡Ya está! Vendo la cámara y me compro otro instrumento.
Proclamó la muchacha en cuestión, mientras preparaba un pollo al horno con papas y volvía a abrir además del horno, otro capítulo en su vida, previo a cerrar de una manera truchísima los anteriormente abiertos.

Y no se crean que no lo sabía. Simplemente que le resultaba mucho más fácil ser irreversible. Tanto como cerrar el horno y esperar que la cosa se cocine.
El pollo, las papas, todo.

miércoles, 5 de marzo de 2014

Dejar de todo

Me apabulla el pretender sentido del sol naciente,
o de la luna cuarto creciente.

Porque mi asombro ahora se despierta con lo inherte
le dedico este silencio a los astros y a las rocas
que sólo se dedican a existir.
:


viernes, 20 de diciembre de 2013

A matter of life

Es un disco de la Penguin cafe orchestra que se llama así, y me parece que no podía ser de otra manera. En definitiva escucharlo me hizo pensar lo mismo.
Es que ya lo venía pensando, y sin querer me topé con la música que decía eso a lo que tanto le estaba dando vueltas. En realidad hasta no leer el título, no me terminó de caer verdaderamente la ficha que de eso se trataba.


The Penguin Cafe Orchestra - A Matter Of Life
http://images.cdn.bigcartel.com/bigcartel/product_images/31181281/max_h-1000+max_w-1000/Screen_shot_2011-01-31_at_09.21.39.png

Abrazo para todos.