lunes, 23 de agosto de 2010

La que fue cadáver en Directorio

Iba a buscar la muerte. Iba buscándola.
Guiada por el rastro nauseabundo que de pronto se transformaba en basura, se movía en zig zag, imaginando así reconocerla.
Pero no era ese olor. Es este otro. Éste que la empuja de un modo más convincente y le asegura ganar, a la vez que pierda todo abruptamente.

Es solamente encontrar el punto. Ese y no otro.
Ese.
Ahí donde el tiempo deja al espacio y no son más el uno con el otro.

Los demás a la expectativa, pero ella no.

Todavía no sé si me lleva, pero sí que viene a toda velocidad, y sobre ruedas.

PD: Qué más podía hacer, es domingo a la noche.

1 comentario:

  1. pasa que para mí el amor es cuando es todo espacio sin tiempo, espacio infinito de vacío que estancado. parece una buena solución, eso de convertirse en tiempo y nada más. mentira, mejor vivamos.

    ResponderEliminar