jueves, 16 de junio de 2011

No sé cómo se llama

¿Qué se guarda en un suspiro? ¿Qué tenía encerrado que de repente se quiso escapar en aire?

Se fuga. Aire que se tira de cabeza en el aire para diluirse y ya.

Funciona como un drenaje: tan apretado en el pecho que tiene que salir.

La paz interior que se despierta, o se acomoda dormida, por ese segundo toma el control, se muestra presente. Busca su espacio, lo reclama.

Yo tratando de entender el cuerpo, pero me parece que viene por otro lado. Está lleno de otra cosa.

¿Alma? ¿Energía? Qué se yo, pero está bueno experimentarlo.

Le presto atención y me lo imagino. Por ahí algún día hasta lo pueda llegar a escribir.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. buen texto. te invito a visitarme en http://christianyamao.blogspot.com/ un saludo

    ResponderEliminar