viernes, 2 de diciembre de 2011

Tu palabra contra la mía

Hablame.
Decime una cosa por otra.
Contame de un viaje, o de cómo hacés para hilar las palabras sin que se te caiga ninguna.

Hacé de cuenta que soy una hoja en blanco y llename de palabrerío.

Haceme saber lo que quieras.
O repetime lo que me hayas dicho cuando no te escuchaba.

Sacame el silencio de los oídos y los ojos de cualquier lado.
Llevame hasta vos en lo profundo.

Dejame durmiendo en la orilla de lo que digas.
No tengo ganas de otra cosa, solamente de que me hables.

No sé si te voy a escuchar, pero te voy a mirar la boca. Quiero ver la complicidad de tus labios que se empeñan en esconderme tu lengua, mientras se hace la linda en penumbras con firuletes y vocales.

Hablame, porque si no te voy a tener que dar un beso.

3 comentarios:

  1. lo que me gusta es que se nota que no especulás y sos auténtica.


    seguí escribiendo que escribir desde ahí es amor

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Juli:
    Qué lindo cuando podes hilvanar las palabras, una tras otra, sin que se te caiga ninguna del renglón.

    ResponderEliminar
  3. Esto está lindo por todos sus lados juli, me encantó. Un beso!

    ResponderEliminar