viernes, 11 de noviembre de 2011

No juego más

A nada.
Me propongo dejar de disociar juego-realidad, para empezar a fusionarlos.
Porque diferenciarlos jerarquiza.

Y no quiere decir que sea siempre divertido. Quiere decir que no entiendo nada.
Que quiero aprender como un bebé, descubrir como un bebé. Sin que me juzguen y aguantándome en las pifiadas; que si son, no van a ser a propósito.

No me interesa hacer mal. Solamente estoy creciendo y me choco con las cosas.

Como tomar envión para pegar un salto.
No me muevan el piso que me caigo rápido.

Quiero saltar, quiero saltar y en el aire encontrarme con todo.

1 comentario:

  1. Si tuviera un vaso en la mano, lo levantaría por la no disociación juego-realidad.
    Es un buen plan!! Sobre todo a esta altura del año en la que todxs necesitamos que toque el timbre del recreo...

    ResponderEliminar