viernes, 22 de octubre de 2010

Acá no importa que mojes tu cama

Un virus, ni vivo ni muerto, infectó a una nube y la hizo estornudar tormentas. Éstas contagiaron a toda la ciudad ahora inundada.
La gente religiosa, desesperada y resfriada, se preocupaba por no escupir al cielo.

Un señor en bote, que imagino tenía sombrero, se entregaba a las improvisadas corrientes marinas y con latas de sardinas, jugaba a la batalla edilicia.
Disparaba o revoleaba su armamento, contra las ventanas de oficinas, que alguna vez habían impuesto tanto respeto, pero que ahora a merced de nuestro capitán, no les quedaba más que caer al nuevo suelo haciendo splall.

Lo maravilloso era que todos se veían de igual a igual. Nadie tenía que levantar la cabeza para hablar, todo estaba a la misma altura y todos sabían que podían hacer cualquier locura.

Se dedicaron a hacer pic nics de agua, a recorrer y charlar a mansalva.
Ni se molestaban en ahuyentar los mosquitos: porque hoy, picaban despacito.

Las monjas y el cura lloraban, era domingo y no había misa. Pero a nadie le importaba, si total la capilla ya estaba toda mojada.

Se festejaba, que por un tiempo no iba a haber lunes:

¡¡Todo gracias a vos, nube!!

Y descorchaban otro vino.

3 comentarios:

  1. es que es cuestión de que se animen unas gotitas para que todos nos animemos. al fin y al cabo somos 70% lluvia, hombre.

    ResponderEliminar
  2. Juilia! el domingo hay feria en el impa, armate unos libritos y venite con Lean, despues hablamos.

    Mauro

    ResponderEliminar
  3. Propongo una reunión en glíglico, una juntada de a cuatro donde seamos ocho o cincuenta mil, propongo una lluvia de esas, tu comunismo poético, tu iglesia mojada, propongo una lectura de poesía en donde no seamos nosotros los lectores sino los poemas, que los poemas nos lean a nosotros en su vocabulario de distracción, de empatía. Propongo, Sra. Julia, una versión discreta y tercer mundista del Club de la Serpiente, yo aporto el jazz y mi parte de la charla, Euge también, ustedes traigan el resto.

    Abrazo grande.

    PD: me encantó tu comentario, te lo respondí.

    ResponderEliminar