lunes, 25 de enero de 2010

.

Un granito de arena, ese de la superficie, que quiere sentir como lo transporta el viento.
Yace en el medio, nada importante. Tibio, seco, a veces enterrado, pero nadie se da cuenta.
Y las demás son personas. Cada tanto juego que soy persona, hasta que arena. Siempre un granito de arena. Justo que me había olvidado… me vi reflejada en el mar o en mi casa y me conocí realmente.
Con suerte alguien me guarde en su zapato, (sin querer, claro) en un dedo, debajo de la uña, y así no me siento tan sola, pero cuando se dan cuenta que estoy me echan, molesto. Empiezo a raspar y saco alergia.
No los culpo, soy un granito de arena. No sirvo de nada al ratito.
Chiquito, insignificante el puntito, así nació y así va a morir. No inventen eso de crecer, no es para todos.

1 comentario:

  1. Muy genia.
    Es muy entretenido leerte, aparte abarcas varios temas, no hablas siempre de lo mismo y desde la misma perspectiva y eso es fanástico, sacá un librito que lo compro!.

    El granito de arena se debe sentir homenajeado :)

    Un saludo Juli, siga así que se nota que es lo tuyo :)

    ResponderEliminar